martes, 16 de noviembre de 2010

EL BAUL DE LOS RECUERDOS

Todos tenemos un baúl, arca, cajón o como queramos llamarle,en donde guardamos nuestros entrañables recuerdos, a veces destapamos ese baúl,y tiramos lo que nos parece inservible, o carece ya de importancia para nosotros pero luego está el cognitivo ese en donde se guarda la memoria,y que ahí aunque queramos desecharlos nos es imposible al no ser que una enfermedad grave nos impida recordar nada. parece imposible , pero sí es verdad que cuanto mas antiguos sean esos recuerdos con mas lucidez los vivimos, lo mismo los buenos momentos como los malos,pero también con el paso de los años son tantas las vivencias que vamos acumulando que a veces dejamos a un lado, lo que aconteció cuando eramos niños,o adolescentes,y que solo nosotros podemos dar testimonio, y no nos damos cuenta que a nuestros hijos y nietos les gustaría saber como era nuestra vida en aquellos tiempos ya tan lejanos para ellos.

Ha sido tan grande y brusco el giro que ha dado el mundo a lo largo de este siglo pasado que creo que hemos sido la generación que más cambios hemos conocido y que a más cosas nos hemos tenido que adaptar nos gustasen o no por eso mismo con nuestra generación se pierde una parte importante de la historia, que aunque deprimente,también es muy interesante y bueno para que la juventud conserve esa vivencias y anécdotas, de sus padres y abuelos.Por eso mis hijos me piden que escriba cosas de aquellos tiempos en que la vida era mas dura que la de ahora ;ya les he prometido escribir todo lo que ellos quieran y que yo haya vivido.


jueves, 11 de noviembre de 2010

El amor


¿QUE SI SE PUEDE VIVIR SIN AMOR Y SIN AMAR ?
Yo creo que no: Cuando hablamos de amor casi siempre pensamos en el amor de pareja,que es maravilloso.Cuando Dios creo al hombre,le dio una compañera para que le ayudara en la vida y a la vez el contribuyera con su cariño a hacerla también feliz a ella, pero tenemos otras formas de amar,menos pasionales, pero no por eso son menos satisfactorias. Los que tenemos el amor de nuestros hijos y el de ellos hacia nosotros, el de nuestros padres, hermanos ,sobrinos amigos.... ¿que mayor felicidad podemos pedir?pero hay otras formas de amor . Por ejemplo:¿Que seria de esas personas que por circunstancias de sus vidas no han conocido el amor de pareja? Si también carecieran de estos amores familiares ¿serian desgraciados? yo creo que el ser humano tiene tal capacidad de adaptarse a las circunstancias de la vida que le ha tocado vivir, que incluso los mas desfavorecidos, aman y reciben amor,porque este existe en todas las personas y en cualquier estado del ser humano, incluso en los seres que por su mala suerte carecen de familia.Yo suelo observar a indigentes que junto a sus ínfimas pertenencias,llevan un perro al que cuidan y alimentan antes que a ellos mismos, y este animal se vuelve loco demostrándole su cariño dando saltos a su alrededor, y demostrándole todo su amor como mejor sabe,por todo esto mi humilde reflexión es que nadie puede vivir sin amor , y sin amar.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

LA RADIO

Ayer me enviaron una presentación; hacia referencia a la radio, aquel antiguo compañero, que todos los días nos deleitaba con sus canciones, sus novelas, los concursos, e incluso los anuncios que cuando los he recordado me ha venido como un olor a aquella época en el campo, y que allí fue donde mi padre nos llevó la primera radio; me huele como a hierba recién cortada, en el patio contiguo al comedor de mi casa, huelo animales que eran los destinatarios de este suculento manjar que era esto para ellos, porque los refrescaba en esos días en que el calor era sofocante y la chicharra no dejaba de cantar en el campo, huelo a la paja seca, que los trabajadores traían de la era al pajar y que también se destinaba a estos animales en los fríos días de invierno. El olor era desagradable, pero a pesar de eso también recuerdo, donde se cebaban los cerdos, para que estuvieran gorditos para la matanza, (que otro día hablaré de esto) porque esta presentación me ha hecho rebuscar en al baúl de mis recuerdos y me han venido a la memoria ¡tantas cosas de mi infancia! que pienso continuar con mis recuerdos.