lunes, 29 de julio de 2013

Luna llena

Hace una bonita noche...Todos los días he estado llevando la evolución de la luna desde que comenzó el cuarto creciente, hasta esta noche que en el cielo luce una espléndida luna llena,  y que aquí en este bonito rincón de andalucía parece que casi puedes alcanzarla con la mano;no se si será que al ser esta tierra tan llana el horizonte queda muy lejos y en la inmensidad de este cielo que de noche tiene un azul plomo, parece que se ve más cerca. A mi mirar al cielo en estas noches de verano me gusta mucho.   Con las luces apagadas.. en este silencio las siluetas de las casas colindantes, con las chimeneas mirando al cielo, igual que yo y hasta los árboles que ves desde la estancia parecen que suben hacia arriba. Las ventanas de las casas van perdiendo una a una su luz, señal de que sus moradores se retiran a descansar, dando al conjunto un aire fantasmal que no produce miedo, pero si una paz al espíritu, que con el leve ruido de los caños de la piscina, te invita adormir. Así que buenas noches y hasta otro día.

.

El sexto mandamiento

Este libro cuyo autor es Luis Otero, trata de la represión que había en la época del General Franco, sobre todo para las mujeres. Ya leí otro anteriormente del mismo autor titulado ``Mi mama me mima´´y que me vi reflejada en muchas cosas de las que trataba.En este de hora también te ríes, y te viene al recuerdo todas las cosas que vivimos la juventud de entonces,donde todo era pecado, y a la iglesia había que ir con manga larga hasta la muñeca. Recuerdo de niña , que las jóvenes que tenían vestidos con manga corta se hacían de unos manguitos que les cubrían todo lo que estas dejaban al descubierto, si no era así,. el sacerdote les negaba la comunión y serian condenadas al infierno
  Los bailes estaban totalmente prohibidos, hasta el punto de que los señores que alquilaban locales para estos fines estaban también condenados por los obispos y toda la jerarquía eclesiástica.
Las separaciones o divorcios, (que por entonces no existían estos)además de ser un pecado irreparable era tambien delito ante la justicia,en fin no se libraba nadie, ni aun los casados debidamente al no ser que tuvieran gran cantidad de hijos que entonces si eran bendecidos y premiados.
Yo me pregunto ¿Si estos señores volvieran a la vida terrenal...... como se quedarian cuando vieran el ``desmadre´´ que hay en  estos tiempos entre los jovenes y los no tan jovenes....Yo creo que inmediatamente volverian a morir de un fatal infarto.